Latest News

ALEJANDRO SANZ: "Me siento privilegiado porque la vida me ha tratado bien, coño"

Alejandro Sanz (43) está en el hotel Faena, se pasea catando el picoteo repartido sobre varias bandejas en una mesa y discute con uno de sus representantes argentinos si la cuna del tradicional fiambre está en el cerdo o en el caballo. No hay veredicto definitivo, por lo que se sienta para seguir reafirmando su estilo informal, con su facha despreocupada y uno de sus pies apoyados en el vértice de una mesa, como si la vida fuera una terraza perpetua.

Está claro que el español marca distancia de las normas públicas de libreto y protocolo estandarizadas por gran parte de los artistas hispanohablantes. Pero hoy el asunto va más allá de una estrella deliberando acerca de la mortadela: a diferencia de un puñado importante de los que militan en su género, Alejandro Sánchez Pizarro ha fabricado su estilo fuera de ciertos estereotipos y sobre canciones que no se digieren de inmediato, con letras enmarañadas, casi sin estribillos, vocalizaciones que rasguñan un rango vocal lejos de sus capacidades y melodías que ambicionan diversidad estilística.

Igual, yo a partir de eso te podría remitir a uno de mis temas: No me compares. Porque nunca me han gustado las comparaciones. Cada artista hace lo suyo y obviamente que soy diferente, como creo que los cantantes más reconocidos de habla hispana son distintos unos de otros. Eso es lo interesante de la música”, asegura Sanz, aludiendo al primer single de su nuevo álbum, La música no se toca, que sale el martes 25 (y a cuya promoción en Argentina La Tercera accedió por invitación del sello Universal) y que precisamente ha sido adelantado como un cruce de pop, baladas, funk, música de cámara y rock de mayor voltaje.

También hay un puente que es muy Queen, con esos coros operáticos. Y luego está también ese sonido más clásico de los Beatles, pero todo surgió sin querer, no es que lo haya pensado”, detalla, para luego saltar al heavy metal, recordar que en sus inicios pateaba piedras y agitaba pelo largo y tatuajes: “Los escuchaba a todos: AC/DC, Deep Purple, Zeppelin, Dio, Rainbow, Black Sabbath”, enumera veloz.

Ha dicho que en este álbum alcanzó un pop sinfónico monumental. ¿A qué se refiere con eso?
Quise que este disco fuera épico. Las canciones son monumentales y suenan realmente grandes, con un montón de instrumentos que, además de complementarse, nunca se estorban. No es fácil, hay que saber conseguirlo. No es lo mismo una banda de cuatro músicos que una orquesta sinfónica.

¿Es su disco más ambicioso?
Se parece mucho a El alma al aire, que también es ambicioso en sonido. Podríamos habernos sobrepasado más hasta haber aumentado la musicalización al infinito. Pero tiene que ver con que, junto al productor Julio Reyes, tomé el control completo del álbum y lo trabajé entero en mi casa, a diferencia de otros.

El tema Cómo decir sin andar diciendo es casi un homenaje a Penny Lane. ¿Quiso crear algo así como su propio Sargent Pepper?
No, porque ahora es difícil crear esos discos. Y lo asumo. Antes, cuando los Beatles lanzaban un álbum, no había algo más importante.

Por estos días no hay hecho más importante en la música latina que su álbum, además lanzado a la antigua, con apoyo de una multinacional. ¿Se siente un privilegiado?
Hombre, acabas de llamar antiguos aquí a los del sello (se ríe). No creo que sea un modelo antiguo, porque seguirá sobreviviendo. O sea, la tecnología está muy bien, internet es maravilloso, pero es falso que los artistas de la web nacen por generación espontánea. Siempre hay un operativo detrás. Y sí, me siento un privilegiado en la música, pero no porque trabaje con una multinacional. Me siento privilegiado porque la vida me ha tratado bien, coño.

Wikipedia dice que Sanz ha vendido 22 millones de discos en su paso por Warner Music y que su flamante título es su debut para Universal. Pero Wikipedia a veces también se equivoca. La enciclopedia virtual asegura que La música no se toca se inspiró en una clásica frase de Diego Maradona: “La pelota no se mancha”. “Eso no es cierto. Las frases no se parecen en nada. Uno sólo puede crear cierto vínculo, porque el trasfondo es el mismo: tú tratas de proteger la pelota tanto como la música. Porque la música sigue y, en mi caso, suena como algo protector”.

¿Lo sintió igual en 2007, cuando canceló una gira por estrés?
Bueno, ahí aprendí que debes dedicar tiempo a ti mismo, cuidarte y estar preparado para las etapas fuertes, como las giras. Ahora me tomo las cosas con una calma que antes no tenía..., pero también me gustaría que la gente que me rodea se lo tomara con más calma. Y eso cuesta mucho más. Pero al final es fundamental tener tiempo para uno. Antes me costaba. Muchas veces es difícil preguntarse hacia dónde va uno, porque te puedes mirar a un espejo y eso te puede provocar una nostalgia de la que no te saca nadie, que te paraliza.

¿Le ha pasado?
Sí, cuando se murió mi madre en abril. Pero tengo muchos motivos para seguir adelante.

Un mes después de la muerte de su madre usted se casó. ¿Ambas cosas influyeron en el álbum?
Procuré que no hubiera ninguna influencia, aunque la pregunta que me hice fue: ¿Cómo pueden coexistir dos hechos tan dispares en un mismo espacio de tiempo? Te queda esa dicotomía y finalmente no sabes si odiar el año o amarlo. Pero cuando ella falleció, el disco estaba casi listo, entonces no hubo tiempo para que me influyera. Y me alegro, porque si le escribo algo no quiero que sea en un instante tan triste. Era demasiado triste. Una borrachera de pena que me nubló un poco y no se puede escribir con tanta negrura.

¿Lo tranquiliza vivir hace siete años en una ciudad tan demandante para el pop como Miami?
Paso mucho tiempo en Miami, pero mi residencia es España. Ahora, defiendo a Miami porque me encanta, hay momentos donde el mar me relaja un poco más, cosa que en Madrid no tenemos. Además, vivo encima de la costa. Y me sirve como centro de operaciones, ahí se juntan músicos de todo el mundo.

Su anterior tour mostró una escenografía monumental. ¿Lo repetirá?
Sí, ahora hemos ido incluso un paso más adelante. Nos hemos exigido al máximo y sin complejos. Vamos a ir a Chile el próximo año. No a Viña 2013, porque van otros artistas, pero de seguro verán pronto mi nueva etapa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ALEJANDRO SANZ Designed by Templateism.com Copyright © 2014

Imágenes del tema: Bim. Con la tecnología de Blogger.
Published By Gooyaabi Templates